jueves, 17 de mayo de 2018

En la era del "En vivo", quien lo vive ya no goza

Un amigo que acompañó a su hermana a un concierto en Envigado, me envío una foto y en el comentario decía: "otra noche más rodeado de zombies en vivo", en ésta al igual que unas que capturamos en otro que asistimos en marzo, la historia se repetía, cientos de personas concentradas en las pantallas de sus smartphones transmitiendo o grabando al casi ignorado artista que sin duda se veía mejor en las pantallas de la tarima, porque era a gran escala y, ni hablar que además aplazaban el placer de abrazar a su pareja o amigos, para aprovechar esa oportunidad irrepetible de cantar al unísono con ese genial grupo musical que por fin lo estábamos gozando en vivo!!! después de varios meses de espera, desde que anunciaron el concierto.

Global Spirit Tour - Bogotá 2018
Quienes me conocen muy bien saben que soy una geek 24/7, que saboreo el placer de usar toda la tecnología que llega a mis manos, por gozo y oficio. Así como en la actualidad siempre llevó en mi cartera el cargador de emergencias, desde niña tenía en mi mesa de noche un par de baterías para cambiarle yo misma las de mi muñeca "La arrulladora" cuando comenzaba a cantar como si estuviera ebria; los fines de semana desarmaba los aparatos eléctricos que estaban en desuso porque necesitaba saber que era lo que les daba vida, dejaba de hacer mis tareas por Pacman, grababa programas educativos para mi papá con el Betamax y el VHS y cuando salió el Nintendo... Oh cielos!!! Otro nivel, todas las tardes cita con mi primer amor, Super Mario, ese incondicional y fiel hombrecillo de bigotes con quien recorría mundos extraordinarios sin salir de casa.

Dulce nostalgia, ya crecí pero la "fiebre" sigue, continúo apegada a los novedosos "aparatillos" que van apareciendo en mi vida que aunque antes de existir no me hacían falta, una vez que se unen al combo adquieren un lugar especial y mientras más liviano y más portable, más fuerte es el lazo familiar con ese porque hace mi vida más cómoda y feliz. 

La tribu de los que dependemos del uso al 100% de dispositivos móviles para ganar dinero está creciendo de un modo explosivo y, el mercado de las apps lo hace paralelamente, las más populares para uso recreativo y social han colonizado a todas las generaciones y han dado unos giros inimaginables en las formas de relacionarnos, si alguien despertara en estos días después de un estado comatoso de unos 10 años, volvería a quedar en coma porque pensaría que nos volvimos locos cuando vea de golpe a la enfermera riéndose  y hablándole a la pantalla de su smarthphone o al nuevo papá que en vez de estar ansioso por cargar a su bebé recién nacido está tocando el zoom de su pantalla para enfocar la cabeza que va asomándose en medio de las piernas de la madre.

Le estamos dando el permiso a nuestros dispositivos de vivir la vida que nos pertenece, no está nada mal grabar un momento especial, grabar un fragmento de tu canción favorita, tomar unas cuantas fotos para el recuerdo y que no falte el selfie para que quede evidencia de que estuviste en tal o cual lugar con fulanito y sutanito,  pero zombies... NO, por favor.  

El olor de cada lugar,  el coro al unísono, el beso durante la canción perfecta, el pudor del parto, la cita romántica sin dispositivos móviles, las minúsculas gotas de lluvia que caen mientras el artista que admiras baila, la privacidad,  estrechar la mano de tu compañero de aventuras, un abrazo, la piel erizada por el frío, unas gotas de sudor. Estamos volviendo obsoletas esas cosas simples y maravillosas que son las que de verdad nutren nuestra memoria, nos humanizan y nos conectan con los otros.

Concierto Jumbo 2018 - Envigado
En una ocasión el profesor e investigador Manuel Castells, expresó: "Por eso tienen razón tanto los que declaran Internet incontrolable como aquellos que lo consideran el más sofisticado instrumento de control, en último caso bajo la égida de los poderes constituidos. Técnicamente, Internet es una arquitectura de libertad. Socialmente, sus usuarios pueden ser reprimidos y vigilados mediante Internet". En resumen se arman escándalos por el irrespeto a la privacidad, al uso de nuestros datos por compañías de mercadeo (Caso Facebook), pero es como pretender tapar el sol con un dedo cuando en redes sociales tenemos perfiles abiertos y compartirmos a diario fragmentos de nuestra vida (casi siempre en tiempo real y con ubicación) a personas que conocemos o no.

Transmitir en vivo y dar las coordenadas gracias al GPS, es el acto per se que nos está llevando a cruzar sin filtros ese puente que divide lo individual de lo colectivo; en otras palabras, nos incluimos en la escena pública y ofrecemos gratis detalles de nuestros intereses, nutrición, estados de ánimo y amistades sin restricción alguna.

Global Spirit Tour - Bogotá 2018
En la actualidad el "en vivo" no solo representa la inmediatez lograda por una red social innovadora, también es el sustituto de "la chiva noticiosa", el "préstenme atención" de los famosos y el reclamo del individuo común de su derecho a los 15 minutos de fama que desde finales de los "60´s" divulgaron como expresión de Andy WarholHoy, curiosamente gracias a la era digital y a su hijo sabelotodo Wikipedia me he enterado que hay una nueva teoría sobre esos 15 minutos de fama, se dice que aunque Warhol volvió famosa la expresión parece que quién la dijo inicialmente fue el fotógrafo Nat Finkelstein, en una conversación que tuvo con él en Estocolomo.

En conclusión, el salto a la fama con los "En vivo" se ha convertido en tendencia y supera el tiempo y frecuencia predicha desde los días de Warhol; considero que más allá de los humanos protagonistas un factor fundamental para llegar a este nivel son las herramientas o apps (Facebook, Instagram, YouTube y Twitter) partiendo del aforismo de McLuhan “el medio es el mensaje”, es decir que la red social toma un rol activo apalancando a su usuario ya que envia notificaciones a los seguidores para que no se pierdan el momento y entren a interactuar. Esto es más de lo que la televisión pudo darnos, además de modo gratuito y portable, es compensación, es fidelizar, es entrar en la psiquis humana y alimentar la valentía para que el emisor rompa el silencio, de la cara y hable sin guión; es brindarle el gozo de conectarlo con gente lejana de cualquier parte mundo, aunque eso le cueste tener que desconectarse de las que tiene a su lado mientras transmite "en vivo".


Puede interesarte:

'Señor Zuckerberg, ¿compartiría el nombre del hotel donde está?' 
Facebook no es el diablo: aprenda a manejar la privacidad de su cuenta
Los 15 minutos de Warhol
15 minutos de fama

Fuentes:

  • Castells, Manuel (2001) Internet, libertad y sociedad: una perspectiva analítica, lección inaugural del curso académico de la UOC.
  • McLuhan, Marshall; Powers, B.R. (1995) La aldea global. Barcelona: Gedisa Editorial.
  • McLuhan, Marshall; Fiore, Quentin (2009) El medio es el masaje. Un inventario de efectos. Barcelona: Paidós.








No hay comentarios: